Hay un niño solo en la calle,
que la lluvia lo inunda de frío y soledad,
una familia que padece,
la inclemente tempestad,

Con la incertidumbre de estar bajo techo,
o quedar en la intemperie, al descubierto,
indefensos, ante la cruel realidad que los golpea,
y paraliza ante un ambiente hostil,

Cuando llueve hay alguien que sueña tener,
algo parecido a un hogar, cerca del calor,
con personas que sean como una familia,
aun cuando sin techo, pueda ver las estrellas,

Cuando suenan truenos,
y se ven los rayos en el firmamento,
tal vez un niño bajo un puente,
sin cobija, llora sin remedio,
pues el universo lo ha dejado huérfano,

Si aún cuando llueve,
estás bajo techo, sin miedo,
te sientes seguro,
tienes comida en tu mesa,
y puedes dormir tranquilo,
en una cama caliente,
agradece.